Casa Ortueta

Emplazada frente al mar, en un terreno de primera línea el proyecto debía resolver su programa en un solo piso por normativa del condominio. Ubicarse tan cerca del océano implica resolver el factor del viento sur-oeste que constantemente sopla en la costa central de Chile. La primera decisión fue cerrarse hacia el lado sur y abrir un patio interior con orientación nor-oriente, protegido del viento por la misma arquitectura. Este patio acoge a los habitantes en los días de viento y se ubican además los programas nocturnos (quincho/fuego). Los recintos públicos –acceso-living-comedor-cocina- se enmarcan entre muros de hormigón que protegen a los recintos interiores de los vecinos hacia el sur y de la calle hacia el norte, y se abren parcialmente hacia el oriente –patio interior- y completamente hacia el poniente –océano-. A diferencia de las áreas comunes, los recintos privados -piezas y baños-, protegen su intimidad cerrándose y abriendo solo ventanas que enmarcan vistas. Su iluminación natural la reciben desde un pequeño rasgo en el techo que baña el muro interior otorgando una luz suave y pareja durante el transcurso del día. Para generar masa térmica y aprovechar la altura de la cubierta como recinto habitable, la casa integra un techo-habitable, con zonas de jardín y terrazas, al cual se accede por peldaños de granito embutidos en el muro norte del comedor.

Casa Ortueta

Arquitectos Blacarquitectos
Ubicación Punta de Lobos, Pichilemu, Chile.
Año Proyecto 2015
Año Construcción 2015 – 2016
Superficie Construida 200 M2
Ing. Estructural Guillermo Astorga
Construcción Z Construcciones
Materialidad Hormigón y Madera

Emplazada frente al mar, en un terreno de primera línea el proyecto debía resolver su programa en un solo piso por normativa del condominio. Ubicarse tan cerca del océano implica resolver el factor del viento sur-oeste que constantemente sopla en la costa central de Chile. La primera decisión fue cerrarse hacia el lado sur y abrir un patio interior con orientación nor-oriente, protegido del viento por la misma arquitectura. Este patio acoge a los habitantes en los días de viento y se ubican además los programas nocturnos (quincho/fuego). Los recintos públicos –acceso-living-comedor-cocina- se enmarcan entre muros de hormigón que protegen a los recintos interiores de los vecinos hacia el sur y de la calle hacia el norte, y se abren parcialmente hacia el oriente –patio interior- y completamente hacia el poniente –océano-. A diferencia de las áreas comunes, los recintos privados -piezas y baños-, protegen su intimidad cerrándose y abriendo solo ventanas que enmarcan vistas. Su iluminación natural la reciben desde un pequeño rasgo en el techo que baña el muro interior otorgando una luz suave y pareja durante el transcurso del día. Para generar masa térmica y aprovechar la altura de la cubierta como recinto habitable, la casa integra un techo-habitable, con zonas de jardín y terrazas, al cual se accede por peldaños de granito embutidos en el muro norte del comedor.